Un kiwi arquero en The Newzealand Story

Logo The New Zealand Story

Buenas a todos los amantes de los juegos de maquinitas. Os traemos un nuevo artículo enseñando un juego muy especial y que en su momento tuvo mucho éxito. Y aunque sus desarrolladores le denominaban un juego de laberintos, estamos ante un juego de plataformas donde manejaremos a un kiwi.

Sí, estamos hablando de The New Zealand Story, un juego tan encantador como difícil. Este juego llegó al mercado de las recreativas en el año 1988, bajo el sello de la compañía Taito Corporation, Taito a secas para los amigos.

Y aunque su mejor versión es la de recreativa, también llego a consolas de la época como la Nes, o la Sega Megadrive. Aunque no faltaron versiones para Cpc, Spectrum y un largo etcétera, debido a su gran fama.

En él manejamos, como hemos dicho antes, un kiwi, de nombre Tiki, el cual tiene que rescatar a su novia Phee-phee y a sus compañeros que han sido secuestrados por una foca leopardo llamada Wally, en el zoológico de North Island, Nueva Zelanda. Ahora tiene sentido que se llame The New Zealand Story.

Manejo

The New Zealand Story consta de dos botones. Uno de ellos nos permitirá saltar, algo que usaremos muy a menudo debido a las estructuras de las pantallas. Y el botón principal nos permitirá lanzar flechas con nuestro arco, porque ¿qué kiwi no tiene un arco?

Nuestro Amigo Tiki y sus enemigos

Además si caemos de una altura considerable podemos ralentizar la caída dando muchas veces al botón de salto, nuestro personaje desplegará las alas e intentara volar permitiendo caer de una más precisa.

La maneta es bastante precisa y es algo de agradecer porque hay muchos obstáculos que superar y muchos enemigos que eliminar. Además si saltamos dentro de una aeronave que lleve un enemigo, lo tiraremos y nos subiremos automáticamente.

Dificultad y retos

El juego tiene una dificultad bastante elevada, la primera pantalla es relativamente fácil, pero a partir de la segunda el nivel de dificultad sube considerablemente. Y estamos hablando que hay 20 niveles.

Cada 4 niveles nos encontraremos con el jefe de zona, el cual tenemos que eliminar antes de poder liberar a nuestro compañero. Tenemos de todos los tipos y colores, desde una ballena congelada, hasta nuestro archienemigo Wally, esa foca malvada que nos ha secuestrado la chica. Ah y a nuestros colegas.

Hay muchas armas e items para facilitarnos la vida, aunque nuestros enemigos también van bien equipados
Este título posee muchos caminos alternativos que nos llevará hasta poder encontrar a un amigo raptado y liberarlo, que es la meta del juego no os olvidéis. Cada uno tiene sus pros y sus contras y se hace muy divertido ir empezando partidas nuevas y encontrar sitios que no habías pasado antes.

Otra cosa que añade dificultad al juego, es el tiempo de cada pantalla. Si porque para complicar más las cosas nuestros amigos de Taito pensaron en agilizar las cosas añadiendo un tiempo máximo para cada nivel. Cuando llevamos un rato, el título pitará, y se acelerará la música. Pasado otro rato, volverá a pitar y se volverá la música más rápida. Nosotros empezaremos a ponernos nerviosos y una especie de parca con un reloj aparecerá. Si nos toca estamos muertos, no hay más. Ah y lo mejor es que puede atravesar todo, lo que nos dará caza con relativa facilidad.

Pero como todo no va a ser malo, el juego nos puede recompensar con vidas extras. Para ello debemos juntar las palabras extend, que están repartidas por todo el mapa. Aunque no están todas las palabras en el mismo mapa.

Y mucha variedad de armas, desde nuestro simple arco, pasando por bombas, hasta un bastón “de Gandalf” que lanzará bolas de fuego que rebotarán por toda la pantalla.

Enemigos

Volando en The New Zealand Story

En The New Zealand Story, los tenemos de todos los tipos y colores, y además son “super cuquis”. Tenemos patos, que van montados en un pato, pinchos con piernas que saltan. Fuego que se extiende. Indígenas que nos disparan lanzas tanto en horizontal como en vertical, ya sabes por si vas montado en un globo y son capaces de darte. Gatos que vuelan y un largo etcétera.

Es algo que no peca el juego y es de agradecer, lo que hay que tener cuidado es con los portales donde aparecen. Porque si algo tienen los portales es que no paran de salir enemigos si nos los cerramos. Y en este juego no se pueden cerrar, así que tenemos enemigos infinitos por cada nivel.

Lo mejor es que con un simple disparo caerán, y además muchos de ellos van montados, en sus aeronaves, lo que implica que si impactamos en su vehículo, caerán al vacío, o hasta que se peguen contra el suelo.

Mi opinión

La verdad es que The New Zealand Stroy es un juego para maquinita muy bueno. Tan bueno y “cuqui” que podemos echar por los ojos arco iris de colores. Pero eso no le resta mérito a que es un videojuego que engancha y mucho.

Me gusta mucho jugarlo y explorar esos niveles tan grandes y enrevesados. Siempre acabas descubriendo algo nuevo que no has visto antes, sobre todo zonas nuevas donde sale el “demonio del tiempo”.

Es un juego que recomiendo totalmente ya seas mayor o pequeño, te va a encantar y lo sé. Recuerda que dentro de poco colocaré en la web un artículo de como jugar este y otros muchos juegos en tu ordenador ¡Un saludo y hasta la próxima!

 

 

Déjanos un comentario