Capcom vs SNK: Millennium Fight 2000 revisión

Si tuviera que amasar una lista de juegos que deberían haber sido geniales, Capcom vs. SNK: Millennium Fight 2000 estaría en él. Ambas compañías revolucionaron el género de lucha en 2D, por lo que un crossover protagonizado por sus respectivos combatientes debería ser una batalla real para todas las edades. Imagina que los pies de Chun-Li chocan con el abanico de Mai Shiranui. O las garras de Felicia clavándose en la carne de Gordon Bowman. O tal vez una batalla en equipo que enfrente a Ryu y Ken contra Terry Bogard y su hermano Andy. En verdad, este mashup podría haber sido el sueño húmedo de todos los nerds de los juegos de lucha.

Desafortunadamente, lo real no llega a ser asombroso. Para empezar, su título debería haber sido Street Fighter vs.King of Fighters, ya que casi todos los nombres en la lista provienen de una de esas dos series. Morrigan de DarkStalkers y Nakoruru de Samurai Showdown hacen apariciones como jefes ocultos, pero su inclusión no hace que la lista de actores sea menos decepcionante. ¿Dónde está Strider Hiryu? Marco Rossi? ¿Elta? Mike Haggar? ¿Te imaginas a Haggar poniendo sus puños carnosos sobre Rugal o Geese Howard y empujando a cualquiera de ellos de cabeza contra el cemento? Eso por sí solo es una oportunidad perdida.

Y tampoco me vengas con ese ruido de “Haggar es solo American Zangief”.

Afortunadamente, Capcom reunió un equipo adecuado de las dos franquicias. Ryu, Ken Masters, Terry Bogard y Ryo Sakazaki aparecen, para sorpresa de nadie. Cammy, Vice, Kim Kaphwan, Guile, Sagat y Rugal también se unen a la incursión, así como una larga lista de los luchadores de la lista A y B más queridos de las dos marcas. Incluso Sakura de Street Fighter Alpha 2 y Rival Schools se une a la acción. Honestamente, no puedo estar demasiado molesto por la miríada de nombres desairados cuando Capcom al menos acertó en la lista.

Además, la alineación del juego no es mi principal problema con Capcom vs. SNK. Cuando pienso en luchadores arcade sólidos en 2D, me viene a la mente una clasificación de dificultad casi extenuante. Mucho antes de que existiera Dark Souls, las ratas de arcade les decían a los jugadores perdedores que “git gud” de forma regular. Personalmente, cuando se trataba de la operación de monedas frente a los títulos de antaño, inicialmente no pude superar al cuarto competidor. Sin embargo, fui perfeccionando progresivamente mis habilidades y aprendí a dominarme a través de algunos juegos de lucha. Desafortunadamente, desembolsé una cantidad de dinero irrazonable para lograr esta no hazaña. Con Capcom vs. SNK, De hecho, logré terminar la campaña en un par de ocasiones con solo un crédito y una capacitación mínima. De ninguna manera soy un profesional y, sin embargo, hice que ese gabinete se arrastrara durante varias pausas para el almuerzo.

El problema es que el reparto de Capcom vs. SNK no está bien equilibrado. Por ejemplo, los conjuntos de movimientos de Ryu y Terry Bogard ofrecen un puñado de ventajas económicas, que incluyen maniobras antiaéreas casi inevitables, golpes rápidos y explosiones de proyectiles. En entregas anteriores, los desarrolladores restringieron estos movimientos lo suficiente como para evitar que los jugadores los engañaran, sin dejar de mantener su efectividad. Desafortunadamente, Capcom vs. SNK eliminó las limitaciones de algunos ataques especiales, como el Crack Shoot de Terry Bogard, que lo convierte en un ataque imparable. Donde antes de la maniobra poseía un arco bajo, el Capcom. vs. La versión SNK se desplaza verticalmente por la pantalla. Evita que la mayoría de las maniobras aéreas se lleven a cabo. Por si acaso, puedes seguirlo fácilmente con un veloz Burning Knuckle antes de que tu oponente pueda orientarse.

No ayuda que la IA predeterminada de la computadora tampoco sea estelar. Tus oponentes caen en las trampas habituales, como la combinación antes mencionada. Peor que eso, a menudo se mueven durante la primera mitad de la campaña y te permiten patear sus dientes. Es como si Capcom tuviera como objetivo llegar a una audiencia más amplia en lugar de vender Capcom vs. SNK solo a los fanáticos y, por lo tanto, lo desarrollara para que sea más accesible. Tal decisión no tiene sentido si se considera que los crossovers atraen principalmente a los fanáticos de toda la vida.

Para colmo, Capcom vs. SNK tiene algunas características destacadas o cualquier otra cosa que lo separe del resto del género. Se apoya demasiado en vender un crossover y no lo suficiente en presentar una experiencia de lucha memorable. En última instancia, es un juego de lucha promedio, que es lo último que esperaría de la unión de Capcom y SNK.

Sin embargo, ya he molestado lo suficiente a Capcom contra SNK. Después de todo, no es una pieza terrible y a veces puede ser entretenida. Su mecánica es rápida y fluida, lo que permite batallas multijugador rápidas y llenas de acción. También es bueno ver los sistemas de lucha de Capcom y SNK (llamados “grooves”), ya que cada uno de ellos muestra un medio divergente de potenciar super combos. La barra de Capcom se llena en función de su rendimiento, mientras que la de SNK requiere una carga manual. Ambos permiten a los jugadores utilizar técnicas devastadoras de múltiples golpes que deslumbran tanto como destruyen, especialmente si terminas una partida con uno. No hay nada más satisfactorio que culminar una pelea agotadora contra un amigo con una exhibición de fuegos artificiales del poder visual de Capcom vs. SNK.

Sin embargo, tengo dos mentes sobre la banda sonora de Capcom vs. SNK. Tiene pistas electrónicas vibrantes, pero al mismo tiempo suena anticuado. La peor parte es escuchar voces al azar a lo largo de algunos de los cortes, incluidas líneas como “el partido de ensueño del siglo”. También hay algunos ruidos vocales cursis e inaudibles que no mejoran la música en absoluto. Una de las selecciones de música de fondo de la pantalla previa a la pelea, por ejemplo, dice constantemente lo que suena como “Joe Pesci, Joe Pesci”. Obviamente, Capcom no pudo ‘ Sabía que la música relevante para 2000 habría envejecido mal, pero eso no cambia el hecho de que la puntuación del juego está un poco desactualizada.

Capcom vs SNK: Millennium Fight 2000 no es el partido soñado de el siglo. Es un buen comienzo para una serie, pero pide más contenido, personajes equilibrados, inteligencia artificial mejorada y características destacadas para separarlo de sus contemporáneos. Tampoco estaría de más incluir otros nombres que no sean de Street Fighter o King of Fighters. Este juego debería haber sido una celebración de su género: una potencia salvaje y desenfrenada de un juego de lucha al que otras series aspirarían más tarde. En cambio, se siente como una formalidad. Es como si los dos gigantes supieran que este equipo era inevitable y decidieran terminar de una vez para poder pasar a proyectos más importantes.

Déjanos un comentario